Lista de precios de un diseñador (para clientes entrometidos)

//  Enero 19, 2016 Categorías:  Noticias y Curiosidades 12 Comentarios

No cabe duda que el dedicarse a una profesión artística y vocacional como el diseño nos proporciona una gran satisfacción y realización personal. El crear algo bello de la nada no siempre es fácil, y una vez lo hemos conseguido podemos llegar a sentirnos los reyes del mambo.

Sin embargo, el trabajar como diseñador es también muchas veces un imán para las opiniones y críticas, que no siempre son bien recibidas. Esto es así porque los conceptos de “bonito” o “feo” son tan subjetivos como lo puede ser el criterio de quien opina de nuestro trabajo.

Hasta ahí, todos lo podemos entender y hacernos cargo, ¿verdad?… bien, bien.

Pero amigo… lo que seguro que acaba con tu paciencia y te cabrea más que un mono (un mono muy cabreado) es el típico cliente que se inmiscuye en tu trabajo para darte una serie de “mejoras” y pinceladas que, sin duda, van a hacer que el resultado sea “espectacular”.

Al fin y al cabo, él es quien te paga y por tanto piensa que tiene derecho a irrumpir en tu proceso creativo y “salvarte la vida” para evitar el desastre…

Seguro que tú, querido diseñador, conoces y recuerdas “con cariño” a alguno de estos “entendidos” que si bien no tienen ninguna formación y experiencia como diseñadores, se eligen sin reparos como autoridades a la hora de darte lecciones en este bello arte.

De hecho, sólo con ver tu creación durante unos segundos, ya vienen a su mente los típicos cambios de:

  • “Ésto, hazlo un poquito más grande, un 75% quizá…” – (Tú si que eres grande…).
  • “No me gusta ese rojo, pon este rosa palo…” – (Palo, el que te daba yo… 😉 ).
  • “Sube esto un píxel, o un centímetro…” – (¿Pero, pero, pero tú sabes lo que es un píxel…?).
  • “Buff…queda un poco soso…le faltan más degradados y sombras…” – (Adiós al “flat design”…).
  • “¡Está perfecto! Ya lo tenemos. Sólo cambia el tamaño del logo, quita este párrafo de aquí, baja esta imagen un poco más, ponla “en espejo” y añade (no un 10, ni un 20) sino un 30% de transparencia a la susodicha imagen. ¡Ah! y quita el logo…” – (¿Pero no estaba perfecto?…¿Y qué hago con el logo, lo quito o lo pongo más grande al final…?).

¿Te resulta alguna de estas frases conocida o familiar? Para tu desesperación, seguro que sí.

¿Qué más da que tú tengas más de 15 años de experiencia como diseñador y cientos de miles de horas delante de tu compadre el ordenador? ¿O qué importa que le hayas dedicado a este trabajo semanas y le hayas dado mil vueltas?… siempre vendrá alguien a iterar tu mediocre diseño y convertirlo en una obra de arte en pocos minutos.

Todos estaremos de acuerdo en que el cliente siempre tiene que quedar satisfecho, y que hay que ser flexible… pero entonces… ¿para qué se molestan a veces en contratar profesionales del diseño, si luego no confían en nosotros? ¿O acaso cuando te tienen que quitar el apéndice le sugieres al cirujano cómo debería hacer la incisión, el corte y la sutura? (conozco alguno por ahí que si no estuviera anestesiado en ese trance lo haría, de verdad… 😉 ).

Que ningún pasado o futuro cliente se enfade con el mensajero, por favor. Este autor es solamente un mero vehículo de información y anécdotas.

De todas formas, es justo reconocer que el diseño gráfico es muy “goloso” y realmente atractivo a la hora de opinar sobre él.

Tanto es así, que nunca he visto que este tipo de “opinadores” analicen (por poner un ejemplo) el código que acaba de realizar un programador informático y empiecen a decir:

  • “Buff, estas sentencias de If y Else, cámbialas por un Switch“.
  • “Depura más este Kernel, por favor…”.
  • “No, no… mejor añade Null Terminator a ese Char Pointer“.
  • “A este código le faltan más Getters y Setters… a ver si te centras…”.
  • “¡Noooo, has instanciado este String como un Integer!”.

Si hay algún programador leyendo este artículo, por favor, no dudes en escribir un comentario sobre las barbaridades que acabo de poner 😉 .

La tarifa de precios definitiva para diseñadores

Todo esto que acabamos de ver es, sin duda, lo que habrá tenido que soportar a sus espaldas un tal diseñador gráfico llamado “Abaft” durante mucho tiempo.

De hecho, debió acabar tan sumamente harto que no dudó en subir a Imgur una imagen con una serie de frases, que en pocos días se convirtió en viral dentro de los círculos del diseño.

Ni más ni menos, recomendaba a todos los diseñadores que usaran la siguiente lista de precios, en función de lo que el cliente final se inmiscuyera en su proceso creativo:

PRICELIST:

  • I design everything → $100
  • I design, you watch → $200
  • I design, you advise → $300
  • I design, you help → $500
  • You design, I help → $800
  • You design, I advise → $1,300
  • You design, I watch → $2,100
  • You design everything → $3,400

¿Inspirador, verdad?

Pues bien, a modo de homenaje a este diseñador anónimo que como tantos otros tenemos que aguantar esos gajes del oficio, he querido plasmar lo más fielmente posible esta idea en una infografía. De hecho, he querido respetar sus precios en dólares porque seguro que ha tenido sus buenas razones para ponerlos tal cuál están.

Esta infografía no evitará que sigamos teniendo que aguantar a una buena cantidad de “iluminados” en los años venideros.

Pero si la guardas con cariño, y cuando sufras por causa de “ellos”, la miras y te arranca una sonrisa, este humilde diseñador será inmensamente feliz.

Gracias por llegar hasta aquí otra vez y ¡nos vemos pronto!

infografia_precios_disenador

=======================